miércoles, 12 de mayo de 2010

Seurat: Baño en Asnieres

1 comentario:

toño dijo...

Es curioso que todo lo que provocó el Impresionismo, que causó tanto revuelo y reacciones en su contra, hoy nos produce una sensación de serena alegría y no escandaliza a nadie, salvo los desnudos, que los timoratos siguen viendo como lo pecaminoso y reprobable en el arte, en pleno inicio de milenio, amenazado por otra edad de oscurantismo con las religiones lanzándose al dominio férreo de sus feligreses, aun viendo que los jerarcas son un nido de víboras ponzoñosas aliadas del poder para absorberlo totalitariamente, como lo han alcanzado en todas las épocas más oscuras y retrógradas.