viernes, 19 de febrero de 2010

Rodin:


2 comentarios:

toño dijo...

¡Si! Ese beso tan marmóreo mereció quedar congelado eternamente para envidia de todos los "conceptualistas" seudo artistoides incapaces de manejar ni un triste lápiz de carpintero para hacer un rayón en una mugrienta tabla carcomida por la inutilidad.
¡¡¡Viva el gran arte!!! ¡¡¡Ííí iñooor!!!

Alecus dijo...

La profanación es perturabadora... pero tiene un misterioso encanto.

Saludos maestro Ruizte