sábado, 20 de febrero de 2010

Pedro Infante


1 comentario:

toño dijo...

La caricatura, impecable. Es un retrato buenísimo del máximo ídolo de la gente en México, aunque ya no -por fortuna- de las nuevas generaciones. Tampoco lo fue nunca para mí, que de niño me parecía sobreactuado y lacrimógeno y lo detestaba...