viernes, 5 de febrero de 2010

Millet: Las recolectoras


1 comentario:

toño dijo...

Estas recolectoras no sabían que, el que Rruiztes siembra, consciencias cosecha...
La única desventaja es que la consciencia y sus sutilezas sin límite, no son transferibles y por lo general poquísísimos entienden todos los sabrosísimos juegos de esa consciencia desarrollada en el vuelo de la libertad.