sábado, 27 de marzo de 2010

Tiépolo: Dánae y Júpiter

1 comentario:

toño dijo...

Al cupido parece extrañarle la ausencia de la prendita que suponía en su sitio -privilegiado- en la rotunda Dánae, pero lo que no advierte es el poder del oro para desaparecer toda clase de obstáculos o inconvenientes a cualquier propósito, sobre todo si no es muy ético. Por otra parte, la nena no parece muy sorprendida y puede estar pensando "...creo que lo valgo..."